Silenciamiento genético, un tratamiento para amiloidosis transtiretina hereditaria (amiloidosis ATTRh).

El silenciamiento genético o interferencia por ARN (ARNi) es un mecanismo de silenciamiento post-transcripcional de genes específicos, de modo que pequeñas moléculas de ARN complementarias a un ARNm conducen a la degradación de éste, impidiendo así su traducción en proteínas.


En más detalle este silenciamiento es inducido por pequeños trozos de ARN bicatenario de entre 21 y 27 nucleótidos denominadas siRNA (en ingles, small interfering RNA, “siRNA”). Estos siRNA sufren una serie de procesos en la célula como consecuencia de los cuales su ARN de doble cadena se desdobla en una hebra sentido y una hebra antisentido. La hebra antisentido se une a la cadena de ARNm de manera específica por complementariedad de bases, provocando que el complejo resultante sea reconocido por los mecanismos celulares y degradado. Cada siRNA es altamente específico para la
secuencia de nucleótidos diana al que degrada. La ocurrencia de este mecanismo fue identificada en los más diversos organismos, como insectos, hongos, nematodos y plantas. La interferencia por ARN ocurre naturalmente en esos organismos, funcionando como una forma de regulación en la producción de proteínas, defensa contra virus invasores, entre otras funciones.
Pero los siRNAs también pueden ser introducidos artificialmente en el organismo con el fin de silenciar un gen específico.
¿De qué trata la amiloidosis transtiretina hereditaria?
La transtiretina (TTR) es una proteína homotetramérica cuya función fisiológica es el transporte de la hormona tiroidea T4 y y la proteína fijadora de retinol en el plasma. Es producida principalmente en el hígado y en los plexos coroideos del cerebro, y circula en plasma y en líquido cefalorraquídeo. La agregación de la TTR (ATTR) está asociada con la amilodosis sistémica senil (ASS) , la miocardiopatía amiloide familiar (CAF) y la polineuropatía amiloide familiar (FAP).
La ATTRh es provocada por una mutación en el gen de la transtirretina que resulta en acumulación de proteínas de la TTR anormales, como fibras amiloides, en varios lugares, incluyendo nervios, corazón y tracto gastrointestinal. esta enfermedad degenerativa es potencialmente mortal ya que involucra muchos sistemas en el cuerpo y puede resultar
en una gran diversidad de síntomas, incluyendo síntomas sensoriales, motores, autonómicos y cardíacos.
Partisiran, primer tratamiento basado en ARNi aprobado por la FDA.
Durante muchos años el único tratamiento existente para esta enfermedad fue el trasplante de hígado o doble trasplante de hígado y corazón.
En agosto del presente año la FDA aprobó partisiran, una droga basada en ARNi la cual se ha descrito como pequeño ARN interferente encapsulado dentro de nanopartículas lipídicas, desarrollado por la compañia Alnylam de Cambridge, Massachusetts. Tras su aprobación, el fármaco también recibió la designación de medicamento huérfano, que brinda incentivos para ayudar y fomentar el desarrollo de medicamentos para enfermedades raras.
Dicha droga fue probada en un estudio clínico denominado APOLLO el cual en su fase tres tuvo excelentes resultados luego de 18 meses ya que frente a placebo el fármaco mejora tanto la polineuropatía, como la calidad de vida, las actividades cotidianas, la deambulación, el estado nutricional y los síntomas neurovegetativos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *